8 feb. 2013

Muy Natural


    
         Entre sus muchos títulos, Varzotti (acaso el último de los integracionistas)  posee uno de Profesor en Cs. Naturales.
En virtud de ello, se reproduce a continuación una interesante postura respecto de ciertas relaciones (que hizo conocer en el marco desregulado y libre de un asado con amigos):
“Uds. saben que me gustan las buenas síntesis… El reduccionismo de una mirada parcial y acotada no responde jamás a una pregunta y nadie puede esgrimir verdades absolutas… Por eso, mis queridos Lily y Mario, todo análisis sobre el amor termina siendo pobre… No por nada es tema histórico de juglares o poetas… Es un asunto con aristas infinitas, abierto, inacabado. Fíjense nomás que si abordamos la cuestión a la luz de la teoría del cerebro triuno1, se nos van a la mierda las especulaciones, las florcitas, los corazones y toda boludería que se te venga a la  mente. Porque todos nosotros, todos, le asignamos un lugar exiguo, subsidiario y accesorio a la biología… sin embargo, las ciencias naturales nos sacan de apuro y a veces son ellas las que nos cantan las cuarenta cuando nos empecinamos en laberintos de significantes… Vos Lily, te hacés cruces cuando escuchás las palabras “macho” y “hembra”  pero te digo una cosa, si te olvidás de lo biológico, estás dejando afuera algunos datos útiles para hablar de tu tema favorito, el amor. 


Nota I:  La teoría de cerebro triuno del Dr. Mclean, se basa en dividir el cerebro en 3 partes. Una primera estructura llamada REPTÍLICA, que es la que nos lleva a realizar actividades cotidianas para nuestra subsistencia: Comer, dormir, hacer el amor... Una segunda estructura llamada LÍMBICA o emocional que es la responsable de que nos emocionemos, nos enamoremos u odiemos. Y una tercera estructura denominada NEOCORTEZA, es la que nos permite pensar y soñar despiertos, así como crear cosas nuevas. 

Nota II: Luego de esa charla, aquella misma noche, Lily y Mario hicieron el amor hermosamente olvidando toda teoría y arrojándose simple y sencillamente al Deseo.

No hay comentarios: