24 jul. 2012

Autorreconocimiento





Para que los hombres no tengan vergüenza
de la belleza de las flores,
para que las cosas sean ellas mismas: formas sensibles
o profundas de la unidad o espejos de nuestro esfuerzo
por penetrar el mundo,
con el semblante emocionado y pasajero de nuestros sueños, 
o la armonía de nuestra paz en la soledad de nuestro pensamiento,
para que podamos mirar y tocar sin pudor
las flores, sí, todas las flores
y seamos iguales a nosotros mismos en la hermandad delicada,
para que las cosas no sean mercancías,
y se abra como una flor toda la nobleza del hombre:
iremos todos hasta nuestro extremo límite,
nos perderemos en la hora del don con la sonrisa
anónima y segura de una simiente en la noche de la tierra.
JUAN L. ORTIZ




   Hay personas cuyos nombres o apellidos hacen honor a la actividad que realizan. Ejemplos como Aldo Mothor (mecánico), Dante Sacco (odontólogo) y Samanta Peloso (depiladora) dan cuenta de la plausibilidad de tal afirmación.
   No obstante, hay psiquiatras que por su excepción confirman la regla y deberían haber optado por otras ramas de la medicina.
   Es el caso de la Dra. Lorena Bueno, que bien pudo elegir la traumatología especializada en miembros inferiores pero se empecinó en trabajar con la mente (de los otros, claro está).
   Miguel, un paciente, llega a su primera entrevista (o sesión), le explica la situación y recibe la siguiente respuesta:
-Ud. padece un notable problema de identidad asociado a una  baja autoestima severa (subrayada por la  idea delirante de que “nadie lo quiere ni le presta atención”) que corregiremos con esto (extiende la receta) y a través de las charlas que tendremos semanalmente. Quédese tranquilo, haga lo que digo, tome la medicación tal como dice la prescripción y en unos meses Ud. será un hombre nuevo, Horacio. Créame.
   El hombre asiente con la cabeza, tímidamente. Agarra los papeles que debe autorizar en la Obra Social, saluda extendiendo su mano y se retira no sin antes hacer una aclaración.
-Me llamo Miguel, Doctora.
   Y ahí sí se va caminando despacio, más tranquilo, hasta la parada del colectivo.


22 jul. 2012

La fiesta de Eleuthería



"A quienes me preguntan la razón de mis viajes les contesto 
que sé bien de qué huyo pero ignoro lo que busco"  
Michel de  Montaigne

   
   Puesto que en Rosario el día del amigo se festeja con (casi) la misma religiosidad que Navidad una ONG interesada en menesteres sociológicos le encargó a Varzotti que investigue el fenómeno.
   A continuación, el abstract que hizo llegar por mail hace unas semanas:

“En principio debemos preguntarnos por qué el 20 de julio y no el 24 de octubre *, por ejemplo, (pues, si nos atenemos a lo cuantitativo, 51 países son más que dos).
No obstante, en virtud de un minucioso trabajo de campo, me consta que tal festividad no reviste la importancia que todos le asignan ya que el 85 % de los entrevistados acepta que se reúne incluso con no amigos  en tanto  lo trascendental es poder salir “y pasarla bien, en grupo”.
Con ello, se observa que para los festejantes el motivo o causa eficiente es secundario ya que lo central es la Realización (en términos absolutos de Realidad y concreción) de una jarana que prescinda de lazos de consanguinidad o de parentesco político”

   De este modo, podemos acercarnos a una primera conclusión y/o afirmación (luego habrá más, seguramente):
Los rosarinos (gentilicio de los nacidos en la segunda ciudad portuaria de Argentina) sólo buscan rajarse y disfrutar de una joda propiamente dicha. El móvil y la razón de esas conductas y necesidades, aún se desconocen. Quizás, para analizar la naturaleza de tales actos, se debería profundizar la investigación haciendo los recortes pertinentes.
                                                                                                                                                     Continuará
* Día de la creación de la unión de naciones.
Nota: se aceptan sugerencias (ya de presunciones, ya de estudios precedentes). Gracias.

19 jul. 2012

Encomio de la nocturnidad



“El mundo es más profundo que lo que el día lo piensa”
F. Nietzsche
   
      Los vampiros adoptaron la costumbre noctámbula de los artistas melancólicos y/o deprimidos. Éstos, aún en sus arengas al vitalismo y al cultivo del amor, esconden entre sus líneas (ya escritas, ya pictóricas, por ejemplo) un enigma decadentista que espera un ojo amigo que lo descifre.
     Muchas veces esto no ocurre, y la metáfora de la oruga que fue mariposa es tomada con alegría y optimismo así como la fábula de la cigarra y la hormiga ha sido interpretada cual si fuera un exhorto al trabajo (y no como una denuncia de la  explotación o de la confirmación sensualista de la naturaleza del hombre)

       El Dr. Firpo visitó a Varzotti en su casa:
       -No, amigo ¡no me corra las cortinas! ¡Ud. sabe que odio la luz natural!
      -Primero, dejá de tratarme como si estuviésemos en la cátedra y segundo, el sol desconoce que los deprimidos no lo soportan. ¡¿Qué culpa tiene el astro rey de que el universo le haya asignado la tarea de iluminar?!
     -Todo aquel que ilumina debería saber cuán irritante es el haz que se manda de colado…
    -Vaaaaaaaaaamos… ¿Acaso nosotros pedimos permiso a nuestros estudiantes y discípulos?
    -Bueh, en el caso de que ambos seamos fuente de “refracción”, cosa que dudo, y por eso me jacto, el consentimiento está otorgado desde que se anotan en los cursos…
    -Pero ellos van a buscar conocimiento y nosotros les damos más: luz, sabiduría…
   -Firpo -dice Varzotti restándole sustancia a lo expresado por su amigo y colega- cerrá la cortina, apagame el velador y esperame en el bar después de la cena.
    -¿Viene Margarita?
    -No, sólo espero la noche.



12 jul. 2012

PUGILATO DE CAFÉ


"Yo estoy entero aquí, pero partiendo
frases que me dividen y no entiendo."

Rodolfo Fogwill

  



Una vez más, el auditorio aplaudió rabiosamente y el Dr. Firpo se quedó unos minutos firmando ejemplares.
Luego, todos salieron con la satisfacción de haber sido partes de un evento contundente y especial porque así era el perfil de quienes lo seguían: el convencimiento, la fe y el deseo de certezas que sólo Firpo les daba.
Pero entre colegas huelgan las palabras y Varzotti, que lo aguardaba en la puerta, se expidió con una mirada: “Estuviste vago, ambiguo, bifronte, huidizo, amplio, extendido, pijotero… pero la gente salió entusiasmada”
El Dr. sabía que eso era un halago, suspiró aliviado y lo invitó con un café en “Rosetto”

-¿Me pasé con lo de la modularidad del erotismo?
-Naa, estuvo bien, entretenido.
-¿Vos decís?
-Mirá, entre los presentes, yo vi intercambios de teléfonos y direcciones para posteriores encuentros… Van a actualizar la polémica y, seguramente, todo concluirá con interacciones carnales ….
-Oh, el empirismo… Cómo se les impone…

El mozo trae dos cortados y ambos se apuran para pedir un wisky.

-Che, ¿la estás viendo a Margarita?
-Sé concreto, Firpo. ¿Vos querés saber si estoy haciendo “uso”?
-¡Tú lo has dicho! -y sonríe con picardía.
-No. Hace un año que nada, viejo… ¿Y vos?
-Ídem…
Varzotti suspira.
-Oh, el racionalismo…

1 jul. 2012

AVEFENIXTA




Vivo sobre la avenida y los sonidos siempre están al palo.
Sin embargo, hoy por la tarde me pareció que se hizo un silencio extraordinario y eterno que fue interrumpido por el extraño ladrido de un perro.
Durante todo ese tiempo (que quizás sólo duró un segundo) sentí que una parte de la ciudad se había detenido como si nada debiera ocurrir, al menos por un rato.
Se me antojó  acordarme del pelado Martínez rascándose la frente, parando la pelota, pensando…
Luego, un espantoso ruido de bocinas festivas me llamó al hoy y al instante para decirme que el viejo, en este caso, como en el '86, hubiera dicho:
-Y... hay que seguir jugando…