16 dic. 2011

SUJETOS

Con menos albedrío que un pez fuera del agua , Alejo Tamargo, reunió la calderilla para reventar de un saque todo su poder decisional ; se acercó a la fuente y arrojó el mísero puñado de monedas apostándolas todas al mismo deseo: no fallar.
Impasible, caminó luego hasta la casa de la Torres y se procuró un servicio completo que no pagó.

12 dic. 2011

gataflorismo ad hoc

                                               
Cuando el varón pega el grito por sentirse "cosificado" no acusa a las damas que lo toman por objeto sino a los amigos (arquetipos de gatafloristas ad hoc) que le exigen, lo presionan, lo interpelan y le demandan que aborde a cuanta mujer se acerque.

9 dic. 2011

Homenaje

La dama que ha recibido pocos beneficios de la naturaleza debe cultivar la bondad, la inteligencia y el buen humor. La mujer hermosa no, ella puede hacer la plancha y cantar al sol. Para la primera son los trabajos y los días, para la segunda el  goce y la vida.

28 nov. 2011

PRIMERA DIVISIÓN

Lo que intelectuales y compuestos llamaron domingo negro fue en realidad la fiesta rosarina más colorida de todos los tiempos.
Recuerdo que el desarrollo de las elecciones a intendente fue seguido por el mundo.
Uno de los candidatos era abogado y dirigente intachable de Newell`s; el otro, docente y goleador auriazul del clausura. Ambos, unidos por una misma pasión, el fútbol.

21 nov. 2011

UNO MÁS

Uno más

Eros y Tánatos se reunieron en un bar. Conversaron largamente acerca de la tensión que los mantenía unidos pero objetaron la ausencia de un verdadero poder vinculante. Con eso del albedrío, la cosa se había edulcorado y a ellos no le dejaron más función que la de azuzar.
En eso estaban cuando la vieron. El gesto cómplice, instantáneo, se confirmó con una sonrisita al unísono. “Buena presa” dijo uno. “Buena presa” dijo el otro.

16 nov. 2011

Héroes S.R.L.


Linda Carter era una mujer maravillosa. Su generosidad no tenía límites y solía usar un cinturón dorado que la distinguía. Bruce Day lo sabía, no sólo porque la frecuentaba sino también porque ambos compartían ciertos códigos de justicia.
Pudieron amarse en una intimidad hermética, pero optaron, quizás intuitivamente, por agrandar la cofradía y ayudar a la gente mancomunadamente. Y así, formularon su propio manifiesto, diagramaron algunas reglas y se pusieron a legislar.

15 nov. 2011

RUIDOS

Un hombre condenado a guardar silencio se precipitó una tarde con la marca de un semilunio antiguo que lo dejó incompleto y rasgado. Un tasquil de su corazón hecho piedra saltó mientras pasaba.