19 jul. 2014

FELIZ DOMINGO

En el diario La Capital de Rosario apareció, el viernes 18 de julio del corriente, un artículo titulado "PREGUNTADOS LE GANA A LA ESCUELA”. Allí se menciona que los niños y jóvenes  dejan de lado la apatía hacia el conocimiento y son incentivados por un formato de juego que supera la “obsoleta” formalidad rutinaria de la escuela y son capaces de responder sobre geografía, arte, literatura, etc.
La nota es playera y se queda en una superficie reduccionista. No se pregunta cómo es que los chicos saben las respuestas (yo presumo que un poco por ayuda de la TV, otro por el contacto con Internet, y fundamentalmente porque… ¡van a la escuela!).
Es evidente que se omite, además,que ese tipo de juego motiva porque hay una competencia con otro, y esto no es ninguna revolución pedagógica. Si el interés en el conocimiento se sostuviera en la posibilidad de ganarle al resto, la escuela abandonaría su rol de educadora para convertirse en un resorte (más obvio aún) de la reproducción capitalista que promueve el individualismo.
Sí, la institución escolar ya no responde a todas las necesidades de los estudiantes; ya no cumple con  su rol homogeneizador de fines del S XIX y principios del XX. Ergo, habrá que detectar y analizar qué se espera de ella y qué puede ofrecer sin que ello se convierta en una pulseada mercantilista.
Me pregunto, si la escuela  es anacrónica ¿entonces, por qué los padres y la sociedad en gral. se aterran cuando hay huelga? ¿por qué en el mismo diario donde aparece la nota se preocupan tanto por los días de clase que pierden y no se recuperan? ¿por qué todos aplauden la posibilidad de la jornada extendida?. Presumo que llegó la hora de sincerarnos. Quizás, quienes no trabajan en el ámbito educativo, desconocen que para usar bien el google, encontrar la información exacta, jerarquizar las ideas, sintetizar, etc. son necesarios  ciertos procesos cognitivos y saberes previos que, casualmente, se enseñan  en las escuelas. Si pensamos lo contrario y nos creemos la falacia de que un pibe aprende solito y su alma frente a un monitor retrocedemos en el camino de construcción de los conocimientos para volver a la casilla de salida enciclopedista, capaz de guardar millones de datos, pero inconexos, desintegrados. Esto último y la competencia vacua solo obstan la posibilidad de desarrollar autonomía en la búsqueda del saber. Y, la autonomía, es un fin exclusivo de la escuela que se consigue con años de acompañamiento e  intervenciones  de los docentes, no de un otro que nos  desafía.
¿Quién pregunta en PREGUNTADOS? Sí, una máquina. Es decir que, según la nota del diario, la pedagogía de la pregunta (de Freire) también es antigua, pues según ella, para aprender, es el sujeto quien debe interrogar e interrogarse.




No hay comentarios: