26 feb. 2012

Retroceder, nunca. Ir hacia adelante, según





Cuando a algunos los dejan de amar, ponen pausa unos segundos y retroceden buscando en el pasado (como en un desván) algún objeto (de amor) perdido que les devuelva la autoestima o las caricias.
El berretín de ir hacia atrás  se corresponde con la  necesidad de obviar  la melancolía (que  borra el horizonte) echando mano a la nostalgia.


Mariano busca la agenda. La repasa. “Stalkea”: revisa Facebook, Twitter, la guía telefónica, Google… y, finalmente, selecciona entre las posibilidades, copia y pone manos a la obra.

¿Verónica?// Sí, ¿quién habla?//Soy yo, Mariano. ¿te acordás de mí?//Sí, inolvidable. Tres meses de psiquiatra particular y 0,50 de clonazepam que ya no puedo dejar/ ¿Por qué?/ ¿Sos pelotudo?...
¿Alejandra?// Espere un segundito, ya le paso ¿de parte de quién?// De Mariano// Aleeeee, un tal Marianooooo // Decile que se vaya a cagaaaaaaaar// ¿Le digo esooooooooo?// Sí, decile esoooooooooo// ¿Quién es Marianoooooo?//El forro de mi eeeeeeeex// Lo siento Mariano, soy la pareja actual de Ale, yo pensé que vos eras el del calefón, chau.

Mariano le ha enviado una solicitud de amistad a Miriam. Mirian declina.
Mariano sigue a  Claudia, pero esta lo bloquea.
Mariano escribe un e-mail, pero le aparece el postmaster que le rebota el mensaje.
Mariano piensa que en sexto grado había una que gustaba de él.
A Mariano se le antoja no entender que la vida de los otros continuó sin su presencia.
Por suerte  Mariano  nunca se mira en los estanques… no sea que justo ahí se le ocurra empezar a ir hacia delante.
                                                                                             
                                                                                                           La Vane
                                                                                                            (Amy)

No hay comentarios: