9 abr. 2012

MEDIOCAMPISTA




Martín no quiere jugar al fútbol porque su padre tampoco lo hace. Pero eso es ahora. Pero eso es relativo. Quizás deberían contarle que su “viejo” les disputaba el puesto a Teglia y al Pampa Orte en el Rosario Central del 80. Quizás no sabe que es por ello que aún despunta el vicio y sorprende a todos haciéndole caños al destino.
El cuerpo tiene memoria (dicen). Entonces cuando canta, cuando habla, cuando ama… no va directo al arco sino que se queda un rato en el mediocampo porque sabe que además del resultado, al juego hay que saber disfrutarlo.










No hay comentarios: