2 jun. 2012

PRIVATIZACIÓN DE LA SUBJETIVIDAD


“quien no se adapta es golpeado con una impotencia económica 
que se prolonga en la impotencia espiritual del solitario”
T.Adorno


Daniel va al gimnasio para estar en "forma". A él le importa un cuerno la estética ya que le urge un "buen estado" que le permita meter 11 horas por día.
A su vez, Lucía, sólo bebe yogurt para evitar el tránsito lento y bancarse el larguísimo sedentarismo que le exige su trabajo de telefonista.
Recién casados y tan bonititos, ni se disfrutan...

   En la comedia de Aristófanes, Lisístrata se convierte en líder de un movimiento pacifista y femenino que instala una veda sexual para promover el cese de la guerra.
   En la actualidad la cosa está más ardua y hay que invertir la medida si queremos vivir en armonía.
El hombre y la mujer (ambos, sin distinción) luego de una extensa (e intensa) jornada laboral retornan a su hogar sin libido, pues se la han tenido que gastar en las horas extras o en frenarse a tiempo para no insultar al jefe lustrabotista. Por eso, una propuesta podría consistir en cierta serie de “provocaciones eróticas"  mutuas y "guerreras" que se impongan por sobre las exigencias  devoradoras de las energías más íntimas para restaurar el deseo y amar sin presiones.
   Un reconocido profesor, por ejemplo, se ha expedido alguna vez al respecto y ha sugerido (en una mesa de bar, lejos del ámbito académico) garchar más y tuitear menos.

Nota: Varzotti presenció la consigna del profesor  y la refutó  explicando que el “reconocido” confundía el síntoma con la causa del problema, por lo que sintetizó  la charla reiterando la necesidad de volver sobre El Capital. Luego pidió la cuenta.


Dedicatoria: a mujeres que no se resignan;
 a Laura, a La Vecina y a las chicas de la fábrica.


1 comentario:

@fabiannigro dijo...

Evidentemente acá lo que se trasluce es un reclamo más femenino que masculino a juzgar por la dedicatoria. En Twitter es común ver alusiones al "no garchar", a los "DM de coger", etc. Algunos piensan que es una forma de llamar la atención para conseguir seguidores, o de parecer originales. Como en todo, en esto también es muy difícil generalizar, la sexualidad se vive de manera tan distintas! No creo que la falta de energía afecte a la libido, afecta a las reservas físicas, y sin éstas no hay libido que valga. Pero se supone que en algún momento la energía vuelve y se dispone de tiempo y espacio, y ahí es donde uno decide en que "actividad" va a usar ese tiempo. Respecto a la libido, es como una plantita que hay que saber regar, y para ésto cualquier fantasía es válida, en tanto sepamos sublimarla. El mejor afrodisíaco sigue siendo, y espero que así sea por mucho tiempo, el amor.