8 may. 2012

EL CONCEPTO DE AZAR



El humor exige unos procesos
 mentales muy complejos.
 Por eso, la producción de gente como 
Caloi mueve a risa, pero también
a la reflexión.




     La tía Elsa murió soltera de toda soltería. 
    “Nunca tuvo novio, pobrecita…”, repetían los sobrinos que la animaban a convidarle budines a Don Julián y a llamar más seguidito al doctor Rinaldi (aunque ya estuviese fuera de carrera).
     Suele ocurrir que algunas  familias viven el “fracaso” de uno sus miembros como si fuera de todos y no lo soportan -como tampoco soportan que el damnificado directo no haga nada para revertir la situación.
     Pero un día, ya jubilada, la tía se expidió:
     -No te preocupes, Marito. Yo no sufro. Antes sí, porque vos bien sabés, y te lo dijo mi hermano, que a mí hubo uno que me gustaba pero la verdad que no era para tanto, así que si se casó con la Lidia hizo bien. A mí no me dolió tanto como creen ustedes. Porque fijáte esto: yo nunca me creí fea, nunca. Yo sé que existe un hombre que nació para hacerme feliz y que a mí me parieron para hacerlo feliz a él… Pero es probable, muy probable, que por cuestiones geográficas o de tiempo aún no nos encontramos. Quizás nunca nos encontremos. Tal vez este tipo tomaba, en la esquina, todos los días, el mismo colectivo que tomaba yo pero, por un berretín del destino, él agarraba el de las siete y yo el de las siete y cuarto… Por eso no me amargo… estoy segura de eso. Te lo juro por diosito que lo siento acá, acá… en el pecho. Y decile esto a tu hermana también. Y decile que soy feliz porque el mundo no se olvidó de mí. Hay un hombre mío… que anda por ahí…
     -¡Sos loca,tía! .¡¿De dónde sacaste esa teoría?!
     -No sé, creo que todo empezó con un chiste de Caloi...o de Dolina...

   
Nota: La tía Elsa entendió, casi a carcajadas, el concepto de azar.


Humilde homenaje a Carlos Loiseau

No hay comentarios: